home Editoriales, Nacionales ¿Qué tan efectivo es que hayan naturalizados en el fútbol mexicano?

¿Qué tan efectivo es que hayan naturalizados en el fútbol mexicano?

daniel ludueña 2

Juan Carlos Osorio revivió el tema del exceso de naturalizados en el fútbol mexicano, esta vez se tornó personal. Daniel Ludueña salió a decir que no es problema suyo que los jóvenes mexicanos sean conformistas, que los naturalizados han llegado al fútbol mexicano para mejorarlo y que los jóvenes deben de pensar en llegar a primera división, en tener metas y objetivos, en vez de estar felices con tener un carro y 2 pesos en su bolsillo.

A esto, los jugadores que conforman la selección mexicana sub-23 le mandaron una carta, en la que dijeron que los jóvenes mexicanos no son conformistas, porque han sido campeones del mundo y campeones olímpicos, que los resultados hablan por sí solos y que no se olvide que al país al que llama conformista, le ha dado todo.

sub 23

Si algo es seguro, es que el futbolista mexicano no es conformista, a partir de 1998, con la buena participación del “tri” en la copa del mundo celebrada en Francia, la mentalidad cambio. Con el campeonato del mundo sub-17 del 2005 y del 2011, se reafirmó la evolución en el balonpie nacional y con la medalla de oro en los juegos olímpicos de Londres 2012, México se posicionó como una potencia a nivel mundial en el fútbol juvenil.

El problema no son los naturalizados, pues el naturalizado quiere pertenecer a una nación. El problema son los directivos y empresarios que por querer ganar dinero contratan a los extranjeros que se vuelven naturalizados, pues aunque tienen el derecho, le quitan oportunidad a los jóvenes, pero, ¿Cuanto naturalizado da resultados en el fútbol mexicano?.

Los casos más recordados, son el de Gabriel Caballero, que jugó el mundial del 2002 en Corea-Japón, quien por supuesto pasó desapercibido y sólo jugó 2 partidos. El otro es Sinha, quien fue llamado en vez de Cuauhtémoc Blanco para el mundial de Alemania 2006, jugó bien, pero no fue relevante en algún partido.

Sí, el naturalizado representa un obstáculo para el joven futbolista mexicano, pero repito, tienen el derecho, pues también tienen metas y objetivos, la solución no es sacar del juego a los naturalizados, la solución es que el jugador mexicano se mentalize en superar al naturalizado, para conseguir sus objetivos. La carta que mandaron los jugadores del la selección sub-23 estuvo bien, ahora tienen que responder en la cancha, dando resultados.

Nota relacionada, recomendable leer:

 

“Si ofendí a alguien pido perdón”. Daniel Ludueña.  vía 

Deja un comentario