home Editoriales, Internacional, Nacionales Yucatán está triste, pero orgulloso de Rommel Pacheco

Yucatán está triste, pero orgulloso de Rommel Pacheco

El clavadista yucateco Rommel Pacheco, se despidió de los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016 sin medalla, luego de terminar la final de trampolín 3 metros en séptimo lugar. Rommel bajo su nivel, respecto a sus anteriores actuaciones, donde había quedado como el segundo mejor en las pruebas eliminatorias y la semifinal, pero en la Final tuvo fatal arranque, consiguiendo una muy baja puntuación, presionando y afectando el rumbo de su desempeño.

rommel oro

Al final, fueron 47 unidades que lo separaron del podio, en el que Cao Yuan, de China, alcanzó la primera posición de la competencia.

El cierre fue bueno por parte de Pacheco (451.20), sin embargo no fue suficiente para lograr desbancar al alemán, Patrick Hausding, quien alcanzó la medalla de bronce con 498.90 unidades.

A pesar de el resultado, Rommel Pacheco llena de orgullo a su estado y a su país, pues con el poco, casi nulo apoyo por parte de las federaciones deportivas nacionales y comité olímpico, alcanzó a colocarse en el top ten mundial en la disciplina, cumpliendo sus objetivos y logrando las metas que se ha propuesto. Sin embargo, deportistas como Rommel, no sólo deben llenarnos de orgullo, sino que, debemos tomarlos como ejemplo, y llevar a las nuevas generaciones por ese rumbo, pues para atletas como él, no hay obstáculos que los puedan detener, cuando la voluntad, decisión, hambre de triunfo, y disciplina guían sus caminos. Yucatán y México están tristes, pero orgullosos de Rommel Pacheco.