home Editoriales, Nacionales América humilla a Cruz Azul… Otra vez.

América humilla a Cruz Azul… Otra vez.

Quién se iba a imaginar que el Cruz Azul perdería una ventaja de 3 goles, cuando la afición, los jugadores y la directiva americanista se quedaron sin esperanza, esperando una derrota más, en un clásico más. 

Con doblete de Silvio Romero y goles de Oribe Peralta y Pablo Aguilar, las Águilas del América demolieron al Cruz Azul por marcador de 4-3, en otra increíble y espectacular edición del clásico joven, que invocó una vez más, a los fantasmas del fracaso cementero.

Los dirigidos por el “jefe” Boy, tuvieron los mejores 45′ minutos en sus últimos 4 torneos, jugando de manera irreconocible, donde ejercieron un dominio del ritmo y circunstancias del encuentro, que dejaron sin respuesta a unas águilas lastimadas por la humillante derrota en el clásico nacional.

El panorama para el América era negro, sin esperanza, pues antes de llegar a los 30 minutos de juego, ya cargaban con 3 goles, generados por la desorganización y desconcentración que su defensa cometió. La delantera cementera estaba imparable, ya que aprovecharon los errores del conjunto azulcrema, al descargar el juego por las bandas, sacando ventaja de la velocidad y desequilibrio de sus delanteros, quienes abrieron huecos y generaron espacios en la zona defensiva americanista las veces que quisieron.

ame

De esa manera, el primer tiempo concluyó y el segundo trajo consigo una historia diferente. Los mensajes en twitter de los aficionados azulcremas, pedía desesperadamente la destitución de Nacho Ambriz, pues la atmósfera de derrota se adueño de sus corazones.

Sin embargo, las águilas retomaron el vuelo, extendieron las alas y desplegaron otro tipo de juego, sin una estrategia definida, pues claro está que Ambriz no es un estratega, pero la revolución en el estado anímico de sus jugadores, permitió un desenvolvimiento más dinámico, contundente y efectivo.

Ante esta situación, los celestes cayeron en desesperación y la expulsión de Aldo Leao dio pie al trágico resultado, pues 1 minuto después, cayó el primer tanto azulcrema. Al arbitro, el partido se le fue de las manos, sin embargo, la remontada americanista no fue culpa del arbitro, la culpa fue de Tomas Boy, quien prefirió replegar a su equipo y mantener el resultado, a arriesgar y terminar con las aspiraciones del equipo de Coapa… ¡Ahhhhhh!, tal vez por eso no es tomado en cuenta para dirigir a la Selección Nacional.

Ahora bien, el despido de Ambriz tiene que darse, pues el América juega a nada, todo recae sobre el talento de sus jugadores, quienes reflejan el poco conocimiento estratégico de su entrenador, en la cancha. La victoria conseguida por el América esta tarde, no puede servir como argumento para ratificar a Ambriz, su periodo ya terminó.