home Editoriales, Internacional, Nacionales ‘Canelo’ y ‘GGG’ empatan en una espectacular pelea

‘Canelo’ y ‘GGG’ empatan en una espectacular pelea

Todo terminó en empate.

La pelea más esperada por los aficionados del boxeo en la última década, terminó en empate. Gennady Golvkin y Saúl “Canelo” Álvarez, dieron una espectacular velada de boxeo, sin embargo, ninguno pudo convencer a los jueces del combate, quienes arrojaron una decisión bastante controversial.

Las tarjetas dieron como resultado un empate, tras mostrar 118-110, 115-113 y 114-114. La decisión que más se asemejó a lo ofrecido por Canelo y “GGG”, fue la de 115-113, pero aún así, esta decisión quedó bastante dividida entre los espectadores del combate.

El Canelo, por su parte, exhibió una pieza increíble de boxeo, mostrando dotes defensivos muy refinados y bastante trabajados, un contragolpe muy exacto y una técnica muy depurada en cada combinación que lanzaba.

Sus ganchos, uppers y jabs casi siempre encontraban su destino, aunque poco daño pudieron hacerle al bien trabajado físico de Gennady Golovkin. Así mismo, sus desplazamientos y buen manejo de las cuerdas, le permitieron fijar un ritmo de combate    en el que Golovkin no encontró salida.

durante los primeros rounds, Álvarez mantuvo la pelea a distancia, evitando el intercambio de golpes, marcando presencia con jabs, cruzados y uppers, razón por la que se vio muy ágil, rápido y dominante. Sin embargo, después del cuarto asalto, los papeles se invirtieron y aunque mantenía a Gennady en su ritmo, el tapatío se vio en una situación jamás experimentadas, presión y peligro puro.

A partir del quinto rollo, Golovkin pasó de ser dominado, a cazador. En su mirada se veía, recibía golpes y su postura no cambiaba, cerraba de manera perfecta los espacios y ángulos para dejar al mexicano sin salida.

Cada golpe que el kazajo tiraba, era la razón de desesperación en la esquina del tapatío, quien jugó al límite de lo prohibido, pues en varias ocasiones desmayaba la guardia, intentando mostrar superioridad, sin darse cuenta que en cada ocasión que lo hacía, dejaba a la arena con el Jesús en la boca, ya que aparentaba ser conectado.

A pesar de eso, Golovkin no logró meter algún gancho que pusiera en malas condiciones a Saúl. Esta fue tal vez, una de las peores actuaciones en cuanto a precisión nos referimos del asiático.

El final de la pelea fue intenso, más intercambio que al principio y mitad del enfrentamiento, los ganchos, uppers, rectos y volados llovieron por ambas partes, muchos llegaron a su objetivo y otros quedaron en el aire, pero la ventaja era clara, el Canelo parecía tener la esperanza de llevarse el cotejo.

Un punto que tuvo a favor Golovkin durante todo el evento, fue proponer y buscar siempre el combate, punto que por supuesto influye muchísimo en la decisión de los jueces para definir el resultado de una pelea.

Quién más proponga y busque el intercambio, es el que siempre tendrá ventaja, por ello Gennady jamás se vio dominado, y si se vio amenazante.

Al final el resultado dejó descontentos a todos, empezando con los boxeadores y terminando con los aficionados, pero esto, sin duda marca una antes y un después en la carrera de ambos púgiles, pues de darse un segundo enfrentamiento, es seguro que habrá una trilogía.