home Editoriales, Internacional, Nacionales Óscar Valdez defiende con éxito el título pluma del CMB por tercera vez

Óscar Valdez defiende con éxito el título pluma del CMB por tercera vez

El campeón mundial peso pluma del OMB, el mexicano Oscar Valdez, defendió con éxito su cetro, luego de vencer al filipino, Genesis Servania, por decisión unánime (116-110, 117-119 y 119-111) en el Convention Center de Tucson.

Al igual que el “Zurdo” Ramírez, Valdez dio el espectáculo que los espectadores esperaban.

Con un boxeo inteligente, agresivo y preciso, el campeón peso pluma impuso condiciones y dominó la mayor parte del combate a Servania, quien resultó ser más complicado de lo esperado.

Los primeros asaltos del combate se los llevó el mexicano, quien empezó de menos a más. Los rounds 1 y 2, sirvieron para que Óscar conociera a su rival. Manejando las acciones con el jab, desplazándose por todo el ring y aprovechando su mayor alcance, Valdez mostró su técnica y astucia para sobrellevar a un rival que no mostró ser peligroso al inicio.

A partir del tercer rollo, una chispa encendió a ambos boxeadores, quienes a partir de ese instante cambiaron. Ni Valdez, ni Servania se despegaron, cabeza con cabeza empezaron a intercambiar golpes sin parar, sin ceder distancia y mucho menos espacio.

Ganchos, uppers y rectos impactaron en la cara del retador, quien a su vez lanzaba ganchos de derecha, volados de izquierda y uppers, que en su mayoría aterrizaban en Óscar.

En el cuarto asalto Valdez visitó la lona. Un gancho de izquierda lo mandó a la cuenta regresiva, aunque en pocos segundos se compuso y lo peor para el filipino se presentó.

Un endemoniado Óscar atacó sin cesar a un Genesis que intentó responder, pero que se nubló ante la velocidad y la precisión del campeón. Dos ganchos de izquierda, la misma receta, enviaron al asiático al suelo.

Sin embargo, el ímpetu de el mexicano casi lo lleva a perder el título, pues la confianza del retador aumentaba conforme conectaba.

Inteligentemente, Valdez replanteó su estrategia, y el boxeo a distancia fue la llave del triunfo.

El jab y el gancho al hígado se convirtieron en los aliados perfectos de un Óscar que lució un estilo pulcro y bien definido. Desplazándose alrrededor del cuadrilátero y moviendo la cintura, Valdez tomó por sorpresa a Genesis, quien no esperó esa reacción.

Ahora la circunstancia se invirtió para Servania, pues conforme pasaban los asaltos se apagaba, ya que Valdez lo había descifrado y dominado.